¿SABÍAS QUE?

Los hechizos

El pensamiento mágico en los hechizos

El mundo tiene unas reglas establecidas que algunos poderes ocultos pueden alterar para lograr un fin. El pensamiento mágico es quizás una de las constantes antropológicas más firmes en toda la historia de la humanidad. Ha afectado a todas las culturas desde las primeras conocidas hasta todas las actuales en nuestros tiempos.

Por otra parte los medios de comunicación han popularizado creaciones culturales que han difundido su operatividad. La saga de Harry Potter llevado a un niño mago por todo el mundo. Todo ha consistido en recuperar esa capacidad de intervenir mágicamente en la realidad para un niño algo abandonado por sus padres y la sociedad.

El pensamiento mágico sigue siendo tan real como lo fue en la noche de los tiempos. Los hechizos son su concreción material más difundida.

El bien y el mal

Está claro que sea por medios naturales o por medios mágicos toda actuación busca un fin. Cuando hablamos de hechizos se trata normalmente de dominar la voluntad de otra persona, o dotarla de capacidades especiales o quitarle las que ya posee.

Cada alternativa plantea un problema moral. Y aquí entra el bien y el mal como determinantes para clasificar estas actividades. Sea magia blanca o magia negra, la intención es lo que define el acto o en más concretamente este caso el hechizo.

Que constituye un hechizo, los elementos materiales

Un hechizo puede ser un medio material dotado de unos poderes especiales o de un procedimiento determinado para ese fin. Los libros que recogen estos conocimientos gustan de dar una impresión tradicional, antigua y solemne.

Por eso predominan los elementos más básicos de la naturaleza o instrumentos revestidos de un especial poder. Las varas mágicas por ejemplo son también un símbolo claro de dominio y poder. Estos objetos tienen la virtud de establecer una conexión entre dos mundos contrapuestos. Uno inmediato y real, y el que está por encima de él con todas las fuerzas esenciales de universo operativas.

Hechizos famosos en la historia

La literatura es un campo abonado para este tipo de intervenciones en el lado oscuro de la realidad. Se dan en todas las épocas y manifiestan la unidad que existe entre todas las culturas que han conformado la especia humana.

Una costumbre muy popular en la antigüedad era introducir monedas en la boca de las personas fallecidas. Esa moneda era el pago al barquero que debería pasarlos al mundo de los muertos. Sin tal moneda no era posible tal viaje.

La moneda como objeto real trabajaba así en dos realidades complementarias. Su magia era ser real en las dos y ser el medio para que una persona alcance un fin en ambas realidades.

De la misma forma que en este ejemplo anterior, los medios que pone en juego un hechizo pretenden lograr un objetivo. Lo más habitual es vencer o dominar la voluntad de una persona. En ese intento va la voluntad de quien lo elabora para domesticar las energías de un mundo cambiante y hostil.

hechizos

Imagen de un ejemplo prático de hechizos, no recomendable hacerlo en casa si no conoces bien su funcionamiento.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*